Tema2

La Perla de gran Valor 

Texto principal:

“También el reino de los cielos

es semejante a un mercader que busca 

buenas perlas, que habiendo hallado 

una perla preciosa, fue y vendió 

todo lo que tenía, y la compró”.VRV.

Una mañana muy temprano llego a mi lugar de trabajo y en uno de los pasillos caminando observé  un objeto en el suelo. Lo tomé y lo guardé por si acaso alguien llegaba en algún momento a reclamarlo. Durante el transcurso del día, nadie preguntó por lo perdido, mientras pensaba en mi interior que esto que me encontré al parecer tendría mucho valor para el que lo perdió, debido a las características hermosas de esa prenda.

La actitud asumida por el personaje principal de esta parábola fue estar dispuesto y disponible  a deshacerse de todas sus posesiones hasta lograr adquirir lo que vio y le llamó tanto la atención, hasta el punto de dejarlo todo y entregarlo todo con tal de conseguir lo que por mucho tiempo él buscaba hasta que por fin lo encontró.

Consideramos esa joya de tanto valor como la Salvación que Jesús nos dio, a través del sacrificio expiatorio en la cruz. La Salvación es la perla más preciosa que cualquier mercader      (persona que recorre por muchos lugares vendiendo y adquiriendo artículos o productos para hacer negocios) pudiera encontrar. Cuántos lugares la gente recorre y visita en busca de algo que los satisfaga, porque aun lo que tienen en su poder y sus pertenencias no le llenan el vacío existente en sus corazones.

Pensamiento para meditar:

Consideremos la Salvación como esa perla, que Jesús colocó en nuestro caminar para que demos con ella, dejemos todo atrás y volvamos por ella. Cuando la tomes será tuya y nadie te la podrá quitar.

Reflexión por: 

 

Glenda Estrada